Diseñamos y subvencionamos bolsas de tela que poder vender para la obtención de recursos con los que comprar comida y otros enseres de primera necesidad para los niños

 

Nos sumamos al proyecto del Colegio Trueba de Artxanda (Vizcaya), muy activo en labores humanitarias

 

Constancia, humildad y solidaridad.

Son tres ingredientes que en ROTOBASQUE siempre hemos aplicado a nuestra particular receta del éxito con la tecnología del rotomoldeo. Tres pilares de nuestra filosofía empresarial que nos empujan también a querer involucrarnos en proyectos de ayuda como el que desempeñó recientemente el Colegio Trueba de Artxanda. Todo el primer ciclo de primaria de este centro educativo vizcaíno se volcó en la obtención de recursos para el colegio/orfanato Victorious Children de Kawanda, una población a unos 15 kilómetros al noroeste de Kampala, la capital de Uganda (África).

 

El Colegio Trueba pensó en bolsas de tela, tan de moda ahora, subvencionadas por una empresa para venderlas y conseguir así recursos que destinar a la compra de alimentos para los niños del orfanato (la gran mayoría de ellos come carne, con suerte, una vez al mes, siendo su sustento principal una mezcla de harina y agua llamada posho), cemento para la construcción de nuevas aulas en el colegio, utensilios como tenedores, cucharas y platos o calzado con el que sustituir a las manidas chanclas de los pequeños.

 

 

Y ahí entramos nosotros: en ROTOBASQUE realizamos de mil amores un diseño infantil de las bolsas de tela y subvencionamos su posterior producción. Por el lado reverso los niños del Colegio Trueba pintaban algo que tuviera que ver con África.

 Estuvimos encantados de poder aportar nuestro granito de arena en un proyecto cuyos responsables y personal voluntario nos consta que se dejan la piel para que niños huérfanos y en situación de clara vulnerabilidad puedan acceder a los mínimos cuidados necesarios que les posibiliten tener esperanza y construirse un futuro.

Victorious Children Ministries de Uganda alberga en la actualidad a 7 niños en el orfanato y apoya a otros 165 de entre 3 y 14 años  con alimentos y otros bienes de primera necesidad, como es la educación.