La empresa Nantek y Rotobasque crean una colaboración con el objetivo de convertir el residuo plástico en productos de valor añadido para la industria. Rotobasque tenía un interés real en cerrar el círculo de economía circular sobre su producto y la tecnología de Nantek permitía precisamente ésto, eliminar su residuo plástico por completo.

El proyecto consiste en generar productos de alto valor añadido a partir de su residuo plástico. Se trataría de hacer un reactor que sirva para procesar el plástico de Rotobasque y lo convierta no sólo en aceite de pirólisis sino en productos refinados posteriores como parafinas, naphtas y productos petroquímicos de alto valor.

“Nos motiva la forma que tiene Rotobasque de innovar y la idea de tener un lugar, las instalaciones de Zamudio de Rotobasque donde se genere innovación y que esté relacionado con lo que hacen” confima el CEO & Co-founder Carlos Uraga.

Cabe destacar que Nantek acaba de ganar el premio Emprendedor XXI, impulsado por Caixabank, por su sistema de convertir el plástico en combustible.