Las ventajas respecto a los depósitos de chapa o acero son numerosas. Entre otras, una mayor resistencia y duración, menor peso y sin riesgo de fugas.

 

El rotomoldeo está en auge. Los avances tecnológicos de los últimos años posibilitan la fabricación con esta técnica, en condiciones ventajosas, de gran cantidad de piezas huecas o semihuecas para sectores como automoción, maquinaria o energía.

 

Descarga nuestro catálogo y descubre cómo podemos ayudarte.

 

Aunque esta técnica de transformación de plásticos (normalmente polietileno) se suele asociar a la fabricación de depósitos o tanques, la realidad es que se pueden contemplar desde hace ya tiempo infinidad de piezas elaboradas por rotomoldeo en multitud de aplicaciones, algunas de ellas muy ligadas a nuestro día a día, como son las instalaciones deportivas, el mobiliario urbano, los juguetes o la iluminación.

No obstante, los depósitos o tanques en rotomoldeo siguen siendo uno de los productos estrella de esta industria. Para almacenar y/o transportar combustible, productos químicos, aceites o agua.

La fuerte demanda se debe no sólo a las enormes posibilidades que ofrece el rotomoldeo (gran versatilidad en tamaños, formas y acabados), sino también a sus importantes ventajas competitivas respecto a los depósitos fabricados en materiales más tradicionales como la chapa o el acero.

 

Las principales ventajas de los depósitos fabricados en rotomoldeo respecto a los de chapa son:

 

  • Mayor resistencia y duración. Gran aguante a la intemperie y a los impactos. No hay soldaduras y no se desperdicia material.
  • Pesan menos. Y aún así, su rendimiento es mayor. Su ligereza facilita y abarata, además, su transporte e instalación.
  • Mayor resistencia a la corrosión. Con el rotomoldeo el problema del óxido es historia. En los depósitos de metal este es un inconveniente recurrente que afecta al rendimiento del producto.
  • Piezas estancas que evitan el riesgo de fugas.
  • Menor necesidad de realizar mantenimientos.
  • Posibilidad de añadir insertos metálicos (ruedas, relojes o medidores), así como otro tipo de refuerzos. Y también permite crear roscas, acoples o alojamientos.

 

Todas estas ventajas han convertido a los depósitos por rotomoldeo en la opción elegida por multitud de empresas de todo el mundo.

En ROTOBASQUE trabajamos desde hace años con compañías líderes en sus sectores. Ofrecemos soluciones globales, desde el diseño del concepto hasta la entrega del producto final.

Descarga nuestro catálogo y descubre cómo podemos ayudarte.