Molde para rotomoldeo

Cada brazo de la máquina puede sujetar uno o varios moldes. El tamaño de los mismos, dependerá de las piezas a fabricar, lógicamente. Es necesario que, para el correcto funcionamiento de la máquina, exista una estabilidad de peso en las bandejas. Algo que es necesario calcular previamente. Luego, dependiendo del tamaño de la máquina también, el número de moldes puede variar. Se han llegado a colocar 30 moldes en un sólo brazo para piezas relativamente pequeñas. Estos giran con un movimiento biaxial meadiante un eje primario y otro secundario.

 

Materiales utilizados para el molde

El material que se utiliza para fabricar los moldes varía en cuanto a varios factores. Éstos pueden ser de lámina negra, acero inoxidable o aluminio. Las características de la pieza a realizar pueden hacer que el molde sea de un material u otro. Además, la superficie que se requiera también varía la fabricación del molde para rotomoldeo. De esta manera podemos lograr superficies esmeriladas, más lisas, etcétera. Todo ello dependiendo de las paredes internas del molde y del material del mismo.

 

Lámina negra: La lámina negra es de acero blando (bajo contenido de carbono) o de hierro.

 

Acero Inoxidable acabado Sand blast (enarenado): Los moldes de acero inoxidable presentan la ventaja de una mayor durabilidad que la lámina negra y el aluminio, pero presentan un mayor costo. Además, para la elaboración de moldes complejos se opta por el aluminio puesto que presenta una mayor maleabilidad.

 

Aluminio Fundido: El aluminio, como se ha dicho, posee una mejor maleabilidad pero requiere un modelo inicial. Lo que incrementa su costo. Es por esto que en Rotobasque usamos este tipo de material en nuestros moldes. A pesar del mayor coste, la calidad del material es innegable.
 

 

Si tiene alguna duda o consulta no dude en preguntarnos. Rotobasque trabaja para ofrecer la mejor calidad y servicio a sus clientes.
Conózcanos mejor y vea también cómo trabajamos.